Show simple item record

dc.contributorCampus Ciudad de México
dc.contributor.advisorPreciado Briseño, Eduardo
dc.contributor.authorMendoza Martell, Pablo Enrique
dc.date.accessioned2017-11-10T16:04:22Z
dc.date.available2017-11-10T16:04:22Z
dc.date.issued2013
dc.identifier140952
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/20.500.12552/3655
dc.description.abstractSe atribuye a Aristóteles la expresión: “El dinero no engendra dinero”, la que se tomó en cuenta para conformar la hipótesis: “Si en efecto, el dinero no engendra dinero”. Guiado por la hipótesis -como si fuera la estrella polar-, se fue desarrollando la investigación, con pleno desconocimiento del resultado al que se podría llegar. La misma investigación -como las olas del mar- llegó felizmente a puerto seguro, es decir, a la siguiente conclusion: “El dinero por su naturaleza, en cuanto a su orden, no engendra dinero, en cuanto a su ordenación, al estar destinado al cambio, puede engendrar dinero o generar intereses, misma conclusión a la que llega Benjamín Franklin, al expresar que el tiempo -de trabajo- es dinero, siendo éste el espíritu del capitalismo.
dc.publisherUniversidad Panamericana
dc.sourceFacultad de Derecho
dc.subject.classificationCIENCIAS SOCIALES
dc.titleSi el dinero no engendra dinero : utrum pecunia non parit pecuniam
dc.typeTesis de doctorado


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record